jueves, 29 de junio de 2017

¡Que hay ropa tendida!


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
Ayer mismo recordamos esta expresión en un diálogo a raíz de esta foto del Madrid actual en el que aún lucen tendederos de pared a pared entre edificios vecinos.
 
Foto de Cheijob Acevedo Sangrone
Y es que precisamente de ahí viene esta expresión: En las corralas(1) de vecinos o patios comunes era difícil sustraerse a las miradas y a los oídos atentos. Todos sabían de todos. Así que había que "andar con mil ojos" (asegurarse bien) cuando se trataba de algo que no querían que se supiese, pues siempre estaba la hacendosa (2) vecina o vecinas dispuestas a tender, dar vuelta a la ropa, comprobar si estaba seca, o recogerla, "casualmente" en el momento en que había alguien o algo interesante que husmear o cotillear.
También podía ser una señal entre "tortolitos" para avisar (normalmente al pretendiente masculino que visitaba o "rondaba" la casa de su enamorada) de que el camino no estaba libre para estar solos.
De ahí viene y hoy en día, aunque en distintas circunstancias, mantiene el mismo significado: no hablar delante de quien no interesa que oiga, sea por guardar un secreto, porque el tema no sea adecuado si hay niños, etc...
 
Definiciones tomadas de la RAE:
(1) Corrala.- En Madrid especialmente, casa de vecindad antigua constituida por viviendas de reducidas dimensiones a las que se accede por puertas situadas en galerías o corredores que dan a un gran patio interior.
(2) Hacendosa.- Solícita y diligente en las faenas domésticas.
*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Vemos aquí distintos sinónimos de enamorados y formas de "pelar la pava". ¿Buscamos costumbres tradicionales en ese sentido retratadas en obras inmortales como La Celestina, Los amantes de Teruel, Romeo y Julieta u otras que seguramente saldrán a relucir en clase?

jueves, 1 de junio de 2017

Por un oído me entra y por el otro me sale

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Refrán que cobró actualidad porque ha aparecido ampliamente en titulares, al  haber sido la contestación de Cristiano Ronaldo al ser preguntado acerca de los abucheos que recibe cuando el Real Madrid juega en campo contrario.
 Desgraciadamente, en esta España de nuestros días, parece que sólo sea interesante lo que tenga que ver con el "deporte-rey" que tan jugosos beneficios da a quienes de ello viven.

Pues bien, esta sentencia implica claramente un desprecio. Y esta acción imposible, porque los oídos reciben pero no expulsan el sonido, viene a indicar lo que muchos ya sabemos: no es lo mismo oír que escuchar (atender a lo que se oye), no hay mayor desprecio que no hacer aprecio y, sobre todo, y de ahí viene su significado despectivo, se aplica el "a palabras necias, oídos sordos".

En cambio, el mismo refrán, con solo cambiarle el pronombre a "le", queda: "¡Por un oído le entra y por otro le sale!",  y se convierte en una recriminación o queja de quien está hablando y nota que no es escuchado ni atendido (por ejemplo, el profesor en clase).

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Entrar/salir, dar/recibir, entregar/recoger, comprar/vender... son antónimos complementarios, pues no se da uno si no existe el otro. Es decir, en el caso de los verbos, son acciones simultáneas (que se producen a la vez). El amplio caudal léxico del español está lleno de relaciones de este tipo... busquémoslas.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.